El blog de los Caracoles Errantes

Viajando por largo tiempo llevando todo en nuestra espalda y nuestra casa es nuestra mochila

19 octubre 2006

Ouro Preto
Brasil, 17 de Octubre, 2006

Alguna vez fue llamada Vila Rica esta ciudad mágica enclavada en los cerros de una de las regiones más ricas en minerales del Brasil.  Hoy se llama Ouro Preto y su nombre se debe a que el oro que hallaron en sus suelos estaba cubierto por una leve capa de color negro que debía ser separada del verdadero oro.
Viajamos en un autobús desde Río durante toda la noche, llegamos al amanecer.  La ciudad se veía aún dormida y empezaba lentamente a despertar con los rayos de un sol brillante.  En el camino desde la terminal de buses hasta el centro pudimos apreciar la extraña ubicación de esta ciudad entre cuestas y bajadas.


Ouro Preto al amanecer

Al caminar por sus calles se puede adivinar que fue una ciudad muy rica.  Da gusto perderse entre tantos recovecos que dan la impresión de caminar en un laberinto de calles todas empedradas mientras se sube y se baja, se pasa un puente y se vuelve a subir.


Casa en una curva y esquina

Allá arriba se ve a lo lejos la iglesia de San Francisco que domina la ciudad entera, y abajo en un rincón de casas coloridas aparece la del Rosario con su fachada que no es plana sino curva.
En alguna parte habíamos leído que se podía visitar parte del camino que unía Ouro Preto con Río de Janeiro en el tiempo de la colonia.  Nos acercamos a la oficina de turismo y una chica muy amable, Joyce, nos contó la situación.


Vista de una de las calles empinadas

Desde hace unos años está funcionando un proyecto para habilitar la “Estrada Real” que es un camino que recorre más de 1400 kilómetros a lo largo de muchos sitios históricos y naturales y que comunicaba Ouro Preto con Rio, con Diamantina y con Parati.  Este camino puede compararse al Camino de Santiago en España, pero se diferencia de éste en que no era una ruta religiosa de peregrinación, sino que era meramente comercial, para sacar el oro extraído en las ricas minas y llevarlo al puerto de Río de Janeiro y de ahí a Europa.  Más tarde se unió el camino a Diamantina cuando se inició la explotación de diamantes.
El proyecto de rehabilitación de la Estrada Real es enorme. Queríamos visitar y caminar al menos algún trecho de este camino y Joyce nos dijo que justamente al día siguiente iban a realizar una caminata para inaugurar un “chafariz” cerca de un pueblito llamado San Bartolomé.  Nos invitó a que los acompañáramos.
Al día siguiente llegamos a las 8 de la mañana al lugar de reunión.  Un bus nos llevó a un punto donde empezamos a caminar por un sendero antiguo.  El día era precioso y el grupo de brasileños un poco formales.  Todos estaban relacionados con el municipio.
Antes de iniciar la caminata un señor muy elegante hizo una reseña de lo que íbamos a ver.  No sabíamos quien era él y tampoco sabíamos todavía lo que era un chafariz.
Después de una hora de camino llegamos a un punto donde había una antigua fuente que servía a los caminantes para abastecerse de agua para ellos y sus animales.  Era el famoso chafariz mandado a construir por un reconocido gobernador llamado don Rodrigo durante el auge del oro.


Chafariz en la Estrada Real

Estábamos asombrados de la seriedad de la gente, ni siquiera nos hablaban.  No parecía que estuviéramos en Brasil.  Probablemente no notaron que fuéramos extranjeros.  Pensamos que era el estilo de esta gente de sitios montañosos.
Seguimos caminando y llegamos finalmente a un lugar donde nos recibieron con bombos y platillos.  En un galerón que parecía un trapiche nos estaban esperando con el almuerzo.  Joyce se acercó a nosotros para preguntarnos si nos había gustado el paseo y nos señaló al señor elegante.  Era el “prefeito” de Ouro Preto, es decir, el alcalde.  Él se acercó y nos lo presentaron.  Al darse cuenta de que éramos de Costa Rica y México comenzó a hablarnos en español y a explicarnos muchas cosas de la historia de la región y un poco del contexto dentro del estado de Minas Gerais.
Cuando se dirigió al grupo para dar las gracias nos presentó delante de todos y la gente nos aplaudía.  Luego vinieron varias personas a saludarnos y a invitarnos a comer el plato que habían preparado, “feijao tropeiro”, una comida hecha con frijoles secos y chicharrón.  Tradicionalmente la preparaban para los mineros, era una comida pesada que les daba fuerza para sus largas jornadas.


Feijoo tropeiro listo para servir

Disfrutamos muchísimo de la comida y la gente nos pareció más simpática.  El dueño del galerón era un campesino que preparaba dulces, entre otras cosas, y nos ofreció un delicioso dulce de naranja.
Cuando ya nos estábamos despidiendo para volver al autobús, una señora llamada Pía nos dijo que estaba encantada de que hubiéramos estado ahí, con una expresión muy brasileña: “adorei”.  Nos dijo que ella vivía en San Bartolomé y era la esposa de Roninho, un tipo muy interesante que trabajaba en la secretaría de medio ambiente.
Nos invitaron a pasar la tarde con ellos en San Bartolomé.  Ahí viven en una casa en el campo con sus tres hijos menores.  Ariel de 14 años era muy atento y nos ofrecía cuanta fruta había en la propiedad, así como los dulces que prepara Pía, especialmente el de guayaba.
Caminamos a una poza en el río que estaba cerca.  Nos bañamos un rato y luego fuimos al pueblito a comer una nieve.  Cuando regresamos a la casa Pía nos ofreció café con un delicioso pan de miel que ella había hecho.  Nos sentimos muy afortunados por estar ahí, por compartir con gene tan especial.
Volvimos ya tarde a Ouro Preto.  Habíamos caminado un trecho de la Estrada Real, pero más aún nos dimos cuenta de la hospitalidad de esta gente.


Baño en el río en San Bartolomé

Imprime este Artículo

Etiquetas:

2 Comentarios:

Anonymous Hector dijo...

qUÉ LINEA DE AUTOBUSES Y DESDE QUÉ ESTACIÓN SE SALE DESDE RIO A OURO PRETO..?

hectorete@hotmail.com

10:25 a. m.  
Blogger Angelica dijo...

Genial este pueblo no tenia idea de su existencia pero me vinee al pelo porque consegui unos Pasajes a rio de janeiro me gustaria saber como hacer para llegar desde alli, sabes algo?

4:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Página Principal


Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.